lunes, octubre 16, 2006



LHDn62: GUIAS CRUZIALES

Algunos arquitectos más o menos amigos o próximos que esperan que el año que viene se edite la Guía de Arquitectura de Logroño en la que he venido trabajando pacientemente durante los dos últimos años; y hasta el propio Colegio de Arquitectos que me la encargó y luego trató de que la abandonara, se van a llevar la sorpresa de que bien a la par, o incluso antes de que mi libro esté editado, van a poder tener en sus manos otra Guía de Arquitectura de Logroño o incluso dos.
De la primera de ellas pudieron tener noticia cuando a una Comisión de Cultura del COAR llegó la solicitud de ayuda de un historiador de Bilbao, Gorka Pérez de la Peña, pidiendo sugerencias y colaboración para elaborar listas de los posibles edificios más “interesantes” de la ciudad. Ignoro si alguien en el COAR le proporcionó la colaboración pedida, pero lo que sí es cierto es que paralelamente se le concedió una subvención para realizar un estudio sobre la obra de Rafael de Fontán (ver LHDn5)
Pero como las fuentes de datos no son muchas, enseguida empecé a tener noticia de la forma de trabajar de Gorka y finalmente ha sido inevitable coincidir personalmente con él en el Archivo Municipal de Logroño. Sus posiciones y las mías son tan distintas, que tan sólo la coincidencia en el mismo título de nuestros trabajos –Guía de Arquitectura-, pudiera inducir a algún inepto al error de confundirlas o compararlas.
A la vez que a Gorka, he tenido la suerte de conocer a su promotor editorial, el Director del Grupo Publicitario “Cruzial”, Ignacio González-Riancho Colongues, un hombre comunicativo y con las ideas muy claras en el campo del negocio y el marketing, por lo que no me queda duda alguna de que nuestros trabajos no tienen otra cosa en común que el título.
Por otra parte, en este verano del 2006 me llamó José Miguel León poco más o menos que disculpándose porque había recibido un encargo del Docomomo para elaborar un listado de los mejores edificios del siglo XX en La Rioja, y me pedía colaboración en cuanto a datos. Josemi tiene una larga tradición de recopilador, catalogador y seleccionador de nuestra arquitectura más notoria, y así lo demuestran las fichas que elaboró para el COAR hace ya más de treinta años, por lo que poco le iba yo a dar que no conociera de los edificios “interesantes” que a él le ocupan. De todos modos, la semana en que estuvimos de viaje en Milán (mayo del 2006), dejé en sus manos todo, absolutamente todo, el material que yo tenía elaborado. Cuando me lo devolvió intentó hacerme una crítica de mi forma de trabajar (incluso con algunos picajosos comentarios cargados de celos personales) pero no pasó a más porque enseguida se dio cuenta de que su crítica iba por un lado y mi trabajo por otro. Como desde entonces no he vuelto a hablar con Josemi, pues en las últimas veces que hemos coincidido siempre le he visto en la corte del COAR, no tengo ni idea de si el Docomomo editará esa “selección” dentro de algún libraco gordo a nivel nacional o si lo hará de una forma aislada como “Guía de Arquitectura Moderna de Logroño”.
Supongo que tanta Guía en tan poco tiempo nos va abrumar. Quizás sea un síntoma de que en arquitectura debemos estar tan desnortados que seguramente no necesitamos de una, sino de dos o tres guías. La de Josemi ya vendrá bendecida por el propio prestigio de su promotor, y a fe que el COAR se unirá al séquito. La de Gorka pertenecerá a una colección comercial, en la ya están editadas las de Santander y Bilbao (y en preparación también está la de Valladolid), y cuyo título pica muy alto: “Guías Cruziales”.
Para evitar los “cruzes” yo he empezado a buscar un título distinto para mi trabajo, aunque no sé si daré con él. Me sabe mal que me pisen el de “Guía”, pero quizás tenga que renunciar a guíar a nadie en materia de arquitectura. De todos modos, lo de “cruzial” nunca se me hubiera ocurrido.