lunes, marzo 19, 2007

OFICIOS



He aquí el oficio de renuncia al cargo de arquitecto municipal redactado por Francisco de Luis y Tomás en 1881 (cuya publicación anuncié en el LHDn140), y el Acuerdo Municipal que se tomó en consecuencia. Impresionante la pompa, y no menos sorprendente las muestras de sentimentalismo que poseen algunos párrafos. Llama también la atención que entre 1869 y 1881, Logroño gozase de la presidencia de diez alcaldes distintos (bueno, nueve, porque Don Tadeo repite). No sé cómo era entonces la elección de alcalde, pero habrá que enterarse. Qué variedad.

Reproduzco el texto con la misma ortografía que en los originales. Las caligrafías se muestran arriba, en las fotos. A juzgar por la diferencia entre la firma y el texto, el oficio no lo caligrafió el arquitecto sino algún escribiente municipal.


También advierto que para leer estas cosas hay que cambiar el ritmo de lectura. Nada que ver con el modo de leer a que nos está acostumbrando internet y la prensa habitual. Y nada mejor, por lo tanto, como inicio al descanso que propuse en el LHDn150.



D Francisco de Luis y Tomás al Alcalde de Logroño

Excmo Señor.

Hace doce años y medio que sirvo como Arquitecto municipal a las órdenes de V.E. y en dicho trascurso de tiempo he tenido la señalada honra de elevar a su superior aprobación mil veintitrés trabajos facultativos y de dirigir a la vez las diversas obras a ellos correspondientes, constituyendo por tanto estos pobres servicios efectuados en cumplimiento del deber profesional mi historia como Arquitecto.

Hoy me ha deparado el destino que cada cual trazado tiene y las exigencias del título de carrera, pasar a ocupar el cargo de Arquitecto provincial; y esto me obliga con tanto mas sentimiento a dimitir el que ahora desempeño cerca de V.E. cuanto que por tantos títulos le tengo en tan profundo como arraigado cariño.

Mitiga sin embargo mi pena en este momento el que si he servido hasta la fecha en esta Ciudad y en ello he experimentado la mayor de las satisfacciones, como da la coincidencia de que Logroño al ser la capital de la provincia de su nombre, constituye por lo mismo el pueblo más importante de ella, por tanto a su servicio también quedo y quedo con orgullo si bien bajo distinta forma, y así unicamente espero que para mi tranquilidad lo considere V.E.

De todas suertes, yo ruego encarecidamente a V.E. que al admitirme la dimisión que en estas lineas presento, no me olvide para mandarme y ordenarme cuanto guste, pues además de que tiene siempre justo titulo y legitimo derecho, me cabrá en ello la honra mas señalada.

Tambien faltaría seguramente a un sagrado deber de gratitud y de conciencia, y como tal jamás me perdonaría su falta de cumplimiento, si al dirigirme a V.E. que es la expresión genuina de esta querida Ciudad, no diera al propio tiempo las más respetuosas y sinceras gracias a todas las Corporaciones que se han sucedido en la administración municipal desde el año de mil ochocientos sesenta y nueve hasta la fecha, por las pruebas de distinción con que inmerecidamente me han honrado en el desempeño de un cargo de suyo delicado; y en especial a sus celosos y respetables Alcaldes Presidentes los Señores Dn Nicanor de Rivas, Dn Francisco Diez, Excmo Señor Dn Tadeo Salvador, Dn Alberto Ruiz, Dn Segundo Crespo, Dn Vicente Toledo, Dn Juan Marrodan hijo, Excmo Señor Dn Tadeo Salvador, Excmo Señor Marqués de San Nicolás y Dn Miguel Salvador; e hiciese constar asi bien mi gratitud a los vecinos y propietarios que a pesar de tener muchas veces en mis informes y denuncias que lastimar quizá sus intereses, lo han considerado siempre como deber imperioso del cargo, y jamás motivado por animadversión que no cabe en mi pecho para nadie. Envio tambien finalmente mi cariñoso saludo al distinguido Secretario y demás celosos empleados del Municipio que tantas pruebas me tienen dadas de afecto y compañerismo, así como a los que por estar al servicio de las obras municipales me han ayudado tanto en el trabajo diario; haciéndole estensivo al digno compañero que me suceda en el cargo y que puede contar en absoluto con cuantos antecedentes, noticias y ayuda incondicional que en los diversos asuntos pudiera necesitar por la relacion que tuvieran con estudios anteriores.

Reciba V.E. para todos las espresión leal, franca y sincera de mi respeto y consideración mas distinguida y mándeme, se lo suplico reiteradamente, en el nuevo cargo donde siempre me tendrá V.E. respetuosamente a sus órdenes, cual corresponde al que considera como mayor timbre de su carrera haber sido tantos años consecutivos servidor suyo, y desea firmemente cumplir en lo sucesivo con rigorosa exactitud un deber ineludible que tiene con su conciencia, pues profesa como axioma “que el hombre que no es agradecido, tampoco es honrado” y la honradez a la par que es el titulo preciado que ha jurado solemnemente no empañar en su vida, es el precioso legado que aspira a dejar a su tierna hija como recuerdo a la vez a su cariñosa Madre.

Dios Guarde a V.E. muchos años.


Logroño 23 de Diciembre de 1881

Excmo Señor
Francisco de Luis y Tomás

Ayuntamiento de Logroño. Sesión Ordinaria del día 24 de Diciembre de 1881

Con profundo sentimiento oyó la Corporación la lectura del oficio que motiva este acuerdo y el Sr Presidente haciendo uso de la palabra pronunció un magnífico discurso demostrando que si bien se alegraba del ascenso obtenido por el Sr Dn Francisco de Luis y Tomás, también sentía que la Corporación, cuya presidencia constituía para él el más preciado de todos los honores, se privara de un funcionario de lealtad intachable y de inteligencia y celo tan reconocido, no solo del Ayuntamiento sino que a la vez del pueblo entero; rogó a todos sus compañeros se dignaran acordar que al admitir la renuncia propuesta se levantara un acta que honrara siempre la memoria del Sr. D. Francisco de Luis y Tomás, puesto que en tan largo periodo de tiempo ha dado pruebas inequívocas del interés que le han merecido cuantos asuntos se han puesto a su cuidado y del cariñoso respeto que siempre ha distinguido a la representación de esta Ciudad, hasta el día en que las exigencias de su carrera le han puesto en la precisión de optar por el cargo de Arquitecto Provincial.

Como nada puede decirse mas que lo dicho por S.Sª que demostró en el acto los buenos sentimientos que realmente embellecen su corazón, el Municipio admitió la renuncia del Sr de Luis y Tomás, hizo suyas las palabras del dignísimo Presidente que las había pronunciado y resolvió se dé una copia certificada de este acuerdo al dimisionario como una prueba de la estimación que merece a la representación de los habitantes de Logroño.

El Presidente
Miguel Salvador.